Estás aquí
Inicio > Málaga cf > Charles sortea el abismo en Cornellá

Charles sortea el abismo en Cornellá

Charles, en la acción de batir a Roberto -Foto: El Mundo-

Charles. El cuatro-cuatro-dos como sistema de juego, un par de cambios y la heroica. El Málaga sacó ayer del feudo espanyolista un punto que no sabríamos interpretarlo como gloria bendita, pero desde luego que deja al malaguista de a pie con mejor sonrisa que la del viernes pasado ante Osasuna. Ayer noche se vieron las dos caras de los de Juande Ramos, una primera parte y comienzo de la segunda donde el equipo no jugó a nada o casi nada, sin llegada clara a gol, y sin saber (a excepción de Jony) de llegar por banda con peligro, una de las armas que identifican al míster manchego. Para el Espanyol también era importante dar buena imagen porque la derrota estrambótica del otro día en Sevilla escocía y mucho, (los de Quique no consiguieron administrar hasta en dos ocasiones su ventaja en el marcador) así que salieron a tomar la iniciativa e intentar sorprender a los visitantes.

Y no fue difícil entrar en la defensa blanquiazul porque ayer hizo aguas (mal Koné y mal Ricca, que fue sustituído al descanso) y donde hubo regalo de espacios que supo aprovechar Gerard Moreno para adelantar a los periquitos. Naufragio para un Málaga (ayer vestía como el Dortmund) que además pedía a gritos un acompañante para Sandro en la punta. Por lo demás el Espanyol, erre que erre, conseguía materializar otro tanto pero éste era anulado.

Tras el descanso empezó a cambiar la pizarra y el equipo salió algo más envalentonado con la entrada de Charles Dias. Luego posteriormente con el 2-1 entraba y debutaba en Primera el joven En-Nesyri, pero nos queda contar lo que pasó hasta ese momento. Y lo que ocurrió fue que el conjunto de Quique Flores consiguió materializar el segundo gol y dejaba casi finiquitado el encuentro, no sólo por el marcador sino por las sensaciones que dejaba atrás el Málaga y la falta de fe y de consistencia arriba para anotar algún gol. Pero ya hemos comentado en la primera línea de esta crónica que Charles saltaba al campo (sustituyó a Recio) y los malaguistas jugaron ya con dos hombres de ataque. Hubo más profundidad y la meta de Roberto se atisbaba ya sin tanta oscuridad y lejanía; hasta la suerte puso de su parte con ese cabezazo que empujaba a la red Llorente. Los visitantes se subían al tren del partido.

De repente los aficionados desplazados a Barcelona se levantaron y todos cantaron al unísono que esto se podía remontar. La entrada de Nesyri como tercer delantero (se marchaba Keko y Sandro se escoraba a la derecha) dejaba a Juanpi con más opciones de pase y acumulación de hombres malaguistas en área del Espanyol. Así un balón profundo lo remataba Charles y el dos a dos subía al electrónico. La ambición tardía de Juande surtió efecto. Locura de partido que igual pudo acabar con victoria visitante si descuentan algo más. Por pedir que no quede.

Top