Estás aquí
Inicio > Artículo > El Málaga CF, la mejor defensa de Europa

El Málaga CF, la mejor defensa de Europa

El Málaga CF, la mejor defensa de Europa

Foto: Málaga Club de Fútbol

Es junto a la Ponferradina y el Melilla el único equipo español del fútbol profesional que solo ha encajado un gol. Pero tiene mejor promedio ya que ha disputado más partidos. En Europa sólo Sampdoria y SPAL en el Calcio le igualan aunque con dos partidos menos y en la Seria B Citadella no ha recibido ningún tanto aunque en sólo tres partidos y el Perugia ha recibido también un solo gol pero en dos encuentros.

Cinco partidos cinco victorias. Si alguien nos lo hubiera dicho en el mes de junio cuando aún sobrevolaba la oscuridad de José González, Mario Husillos y su idea de contratar a Lucas Alcaraz en una Rosaleda que languidecía resignada al descenso a los infiernos lo hubiéramos firmado en un papel en blanco.

Ya no parece que nos acerquemos al templo de Martirícos preparados a sufrir. Más bien todo lo contrario. En cinco partidos, 450 minutos, el Málaga de Muñiz es solvente. Con hechuras de buen defensor, es el equipo menos goleado del fútbol profesional español (sólo la Ponferradina y la Unión Deportiva Melilla de Segunda B han encajado un gol, pero con un partido menos). En las principales ligas europeas ningún equipo supera esos registros defensivos del Málaga CF. Solo en el Calcio hay dos equipos con un gol encajado Sampdoria y SPAL pero estos equipos han disputado únicamente tres partidos. En la Serie B italiana el líder, Citadella, ha dejado su portería en blanco en los tres partidos que ha disputado hasta el momento y el Perugia ha encajado también un único tanto pero en dos partidos. Son unos números que hablan a las claras de la gran verdad del sistema defensivo de Juan Ramón López Muñiz.

Pero, ¿Tanto han cambiado las cosas en estos meses? ¿o es solo que la pelotita está entrando en la portería adecuada?.  Las sensaciones que dejan las semanas de pretemporada y los primeros cinco encuentros de la liga parecen haber instaurado una calma que no tenía el club desde hace mucho tiempo. Hago distinción entre ambas fases de lo que va de temporada porque creo que así lo merece.

No fue una pretemporada nada sencilla. Primero no se acababa de cerrar la herida del descenso de manera contundente con el despido de Husillos, tardanza también en la llegada de un director deportivo y luego, se tardó en convencer a Muñiz para que se pusiera en los mandos de la nave malaguista. Además, una vez alcanzado el acuerdo, los fichajes, los refuerzos no acababan de llegar. Después el límite salarial imposibilitó incluir en la liga las fichas de varios de esos jugadores hasta que no salieron los Recio, Iturra, Rosales y compañía. Este es el resumen muy escueto de una fase que si no conociéramos los resultados de los cinco primeros encuentros de liga poco o nada hacía presagiar un cambio de dinámica en la entidad. Pero está claro que hay cosas que han cambiado la cara de un equipo en unos meses de manera que ya nada tiene que ver con el desastre del año anterior.

Olvidada la pachorra, la desidia y los despropósitos de la campaña anterior ahora parece que todo rueda con viento a favor. Los fichajes brilla, Gustavo Blanco, N´Diaye, Munir y Pacheco parecen ofrecer unas prestaciones que fichajes anteriores no habían dado y comienzan a ilusionar al maltratado aficionado blanquiazul. La cantera ha llegado para quedarse. Al público le gusta ver a gente joven del filial hacer diabluras con los mayores. Harper, Ontiveros y, de manera especial, Hicham lucen en Segunda y los malaguistas se ven reflejados en una gente que han mamado de ese escudo como ellos. Hasta parece que Adrián acabará de convencer a sus detractores de que es un buen jugador más allá de su apellido.

Es cierto que no es un juego vistoso. Pero ¿a quién le importa el camino a la victoria cuando se consigue? .  Soy de los que ha tomado la decisión de disfrutar con las victorias aunque acabemos sufriendo más que Belén Esteban en Pasapalabra y me he convencido que para ver espectáculo de luz y color tendré que irme al cine en cuanto acabe el partido, pero con tres puntos más y siempre con una sonrisa imborrable en la cara.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top