Estás aquí
Inicio > Artículo > Imaginando ilusión

Imaginando ilusión

Imaginando ilusión

OPINION | MIGUEL ALMENDRAL

Y de nuevo otro partido inclasificable que nos ofrece Muñiz en la Rosaleda y de nuevo que se llevan puntos los visitantes. Nuestra casa ya no es un fortín, pero al entrenador le quedan estadísticas a las que agarrarse para seguir adelante ante la tibieza general que le rodea. Que si hemos “controlado” el partido, que hemos jugado “bien” y que seguimos en la parte alta de la tabla. Esto no consuela a los 22.000 malaguistas que volvieron a llenar un campo en el que no se ve espectáculo hace ya tiempo. Lo que vemos es mucho miedo a la derrota, mucho miedo al juego y a exponerse. Y muchos pensamos que es un miedo infundado, pues tenemos plantilla y calidad en las botas de nuestros jugadores como para salir airosos de la mayoría de las situaciones.

Hace unos años que La Liga hizo un cambio en el sistema de puntuación para evitar los “Muñiniztas”. Se pasó de los dos puntos por victoria a tres. Se eliminó positivos y negativos para instaurar la diferencia de goles particular y general. Pero algunos no se han enterado que es más rentable una victoria que un empate. Y menos en casa, donde según los patrones de aquello a lo que algunos se agarran, la media inglesa, supone ganar en casa y empatar fuera. Aunque claro, como defender a Muñiz es gratis, ahora dicen que no pasa nada si se gana fuera y se empata en casa por cada empate en nuestro feudo. Luego dirán que el empate fuera es bueno, que se puntúa.

La ilusión en la grada

La ilusión trabaja en solitario y no ha sido convocada. La ilusión está en la grada, escondida por un invierno frío que nos gobierna y que no permite que el calor asome lo más mínimo. Llamamientos a la afición que desembocan en un tremendo recibimiento que sorprende a muchos jugadores que no sabían de lo que la afición malaguista es capaz.¡Claro que no lo saben! ¿Cómo lo van a saber con el peletazo que estamos pasando? No sale una sonrisa en los finales de partido si no es porque te ríes por no foll… llorar. Perdón por el error, es que suelo salir bien jodido cada vez que pienso qué están haciendo con mi pasión al fútbol.

Y mientras vemos arrastrarse al recién fichado y comentamos quién es ese portero que hemos traído. El equipo sigue jugando a lo mismo, a nada. Alguien comenta que le metieron 24 goles en 8 partidos y suenan risas cuando hay apuestas a que jugará menos que Cenk Gonen. En ese momento un chaval del asiento de abajo pregunta que quien es Gonen… más risas. “Pero que nadie se alarme que ficharán por la lesión de Koné” dice un abonao de los de siempre.. “No”, le responde el “enterao”, “se ha fundio el límite salarial con el Takiolah”. En realidad con Takiolah, con Brezanic, Axel Werner y Seleznyov…más Alejo y Morán. Y con las NO salidas de Lacen, Gonen, Boulahrouz y M. Torres  Me acuerdo de cuando se fichaban “Rufetes” y “Movillas” y me ilusiono con su camiseta del demonio.

“Si es que no se entera… No pone a Pacheco en su sitio” “Que siente a Blanco ya hombre!” dice otro cuando justo se ve el cambio… sale Blanco Leschuk y entra… Seleznyov. “Pero al “pena” ese vas a poner Muñiz?” “Es verdad que tiene pinta de “alicataor” comentan por detrás. Me meo… No ganamos pero me meo. La ilusión está en la grada, pero no tiene que ver con el fútbol.

Os dejo la alineación que se propuso entre la fila 22 y 23:

Top