Estás aquí
Inicio > Artículo > LA MONTAÑA RUSA DEL MALAGUISMO

LA MONTAÑA RUSA DEL MALAGUISMO

Empezar una temporada siguiendo al Málaga es como una montaña rusa, no sabes cuál es el siguiente tramo con el que te vas a encontrar, ni a qué velocidad de crucero. Ah, y reza por no descarrilar, pues entonces las redes malaguistas se convertirán en un infierno, solo que de color blanquiazul en lugar de rojo. En escasos días pasamos de centrarnos en el juego del equipo a las críticas sin sentido a Al Thani, pero claro, todo ello dependiendo del resultado que se dé sobre el terreno de juego, que nos cambia toda la agenda informativa del malaguismo.

La llegada de Víctor Sánchez del Amo ha sido un soplo de aire fresco, desde luego. Todos coincidíamos en que la segunda etapa de Muñiz en el Málaga debía llegar a su fin. El equipo no jugaba a nada (aunque eso lo sabíamos desde el principio), los resultados eran nefastos, etc. Pero no nos equivoquemos, la filosofía y el estilo del técnico asturiano eran las mismas armas con las que se había arrancado la temporada, solo que por aquel entonces estaban maquilladas con una inercia inesperada en La Rosaleda y un Blanco Leschuk en ‘modo Messi’.

Me quedo con la frase del nuevo entrenador del Málaga: “A la afición no hay que pedirle, hay que darle“. Por supuesto, totalmente de acuerdo. Pero un club crítico, es una entidad más sana y con mayores aspiraciones deportivas. ¿Esto significa que hay que criticar todas las decisiones que se tomen desde la dirección deportiva hasta el cuerpo técnico? No, evidentemente. Solo aguardar, un verbo tan simple como dejar trabajar, para lo bueno y para lo malo. Tanto para aquellos que ya criticaban a Víctor Sánchez antes de entrenar por primera vez con la plantilla, como para los que le quieren encumbrar por haber ganado un partido.

¿O no nos sorprendió a todos Javi Gracia después de aclimatarse al club y empezar a recoger todas las semillas que había ido cultivando? Míchel, por ejemplo, cogió al equipo y lo salvó, aunque luego no pudo levantar la situación en su segunda temporada. Pasó de ser un dios al mismo demonio… El nuevo Málaga de Víctor Sánchez solo ha ganado un partido. Con buenas sensaciones, goles, buen juego… pero son solo tres puntos que siguen dejando sexto al cuadro malacitano. Un triunfo que da buena espina, pero ante un Alcorcón como un flan en defensa y sin verdaderos objetivos en juego. No cantemos victoria antes de las dos ‘finales’ que se le presenta al equipo en las dos siguientes semanas. Intentemos controlar esta montaña rusa de sentimientos, porque se vienen curvas -y muy pronunciadas- llamadas ‘play off’ de ascenso.

Pieza publicada por Pablo Gil Mora (@PabloGILM10)

Top