Estás aquí
Inicio > Artículo > LA OPINIÓN DE KIKO GARCÍA: “APOCALIPSIS BOGAVANTIL”

LA OPINIÓN DE KIKO GARCÍA: “APOCALIPSIS BOGAVANTIL”

El último libro de la Biblia es el apocalipsis de San Juan, está considerado como la única parte de las escrituras con contenido estrictamente profético. Es decir, el Antiguo Testamento es una suma de ‘cuentecillos’ que se le hacían llegar a los, por otro lado, poco cultos judíos de la época para explicarles la creación del mundo y los valores cristianos. El Nuevo Testamento cuenta la historia de Jesús con más o menos detalle, dependiendo de quién lo escribiese y cuándo, y el apocalipsis, la última parte, es pura especulación. ¡Leches, ahora lo entiendo todo! Porque los miembros del sector de siempre, tan religioso, tan meapilas, se erigen en los profetas del apocalipsis malaguista; algo que no deja de ser más que una sarta de ‘invents’ basados únicamente en una realidad vista y leída con total parcialidad y llena de intereses particulares, vete tú a saber si monetarios o simplemente por ser ‘anti Al Thani’.

La nueva religión se expresa, en lugar de en la hoja parroquial, en el periódico nacional de mayor tirada y, en lugar de en una radio religiosa de esas que se establecen en la FM y en la que aparecen los nuevos profetas de la fe, en las doctrinas de un señor que pretende encantarnos a todos a base de bogavantes. No, señores. El Málaga no va a desaparecer. Todos los veranos, desde que llegó Al Thani, el Málaga corre peligro de desaparecer y todos los veranos un grupo de empresarios malagueños iba a salvarlo o a iniciar un proyecto nuevo, más sólido y mucho más rico y serio que el actual. ¡Claro que si, ‘guapi’! Los mismos empresarios que adquirieron el Málaga a Fernando Sanz para evitar que desapareciera antes del ‘jeque tieso’. A no, que eso no pasó.

Poner el grito en el cielo, asustar a las masas diciendo que viene el demonio y que el Dios castigador se llevará las almas de los pecadores, de los malos cristianos o, lo que es lo mismo, de los malos malaguistas, es la táctica desde hace casi una década. Pero las cuentas, esas que dicen que nos van a hacer desaparecer, que no nos permiten ni inscribirnos para el torneo de la feria de mi pueblo, no le salen a los de la iglesia del ‘apocalipsis bogavantil’. Por eso no las exponen, ni las cuentan. ¿Habéis leído los números en algunos de los artículos que han publicado? ¿Tiene alguna base económica esa posible desaparición? No, no y no.

Lo único que se conoce, de manera oficial y sobre lo que podemos hacer un juicio del estado económico del club, son los datos que posee la propia Liga de Fútbol Profesional (LFP), esa misma que avisa que el Málaga tiene que vender para ponerse al día. Unos números que aceptó por buenos de la pasada campaña y que recogen que el club tiene un déficit cero y que presenta, para colmo de ‘males’ un superávit  de más de un millón de euros. ¿De verdad alguien cree que un club va a desaparecer con esas cuentas? A no ser que lo presentado ante la LFP sea tan mentira como lo que cuenta la iglesia del marisco con patas servido entre arroz.

Otra cosa es que tengamos dinero para fichar a gente de calidad como para afrontar el ascenso, otra cosa es que tengamos un montón de operaciones muy complicadas de acometer como para aliviar nuestras arcas en cuanto al límite salarial, otra cosa es que el dueño del club haga poco propósito de enmienda y siga naufragando en su nula gestión. Pero no hay ningún dato económico, conocido, que prevea que el Málaga vaya a desaparecer. Fin.

Pieza publicada por Kiko García (@Kikogd)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top