Estás aquí
Inicio > Artículo > La paciencia es una virtud

La paciencia es una virtud

La paciencia es una virtud

El Málaga CF consigue su segunda victoria de forma agónica, en los últimos minutos, acudiendo nuevamente el banquillo al rescate.


Y volvió el fútbol a La Rosaleda… y bendita afición. Había ganas de que, tras la apatía vivida durante la temporada anterior, se sintiera nuevamente los locales un equipo victorioso, superior al rival, que fuese el equipo que llevase las riendas del partido, que buscase la victoria y, aunque fue un partido con una igualdad tremenda y se notó que el equipo visitante era un equipo muy experimentado en la categoría, el equipo local supo resolver en partido en los últimos diez minutos del partido.

Está claro que el club malacitano va a estar abonado, en mayor o menor medida, al sufrimiento. Si en el primer partido jugado en Lugo se logró la victoria en los últimos tres minutos del tiempo reglamentario, en La Rosaleda llegó el delirio en el minuto 82 con el gol del argentino Blanco Leschuk.

 

Igualdad 

El once inicial del equipo local no varió respecto al primer partido de la temporada a excepción de Juankar, que ocupó el puesto en detrimento de Ontiveros. A saber si el error cometido en Lugo le relegó de la titularidad. El equipo local empezó a llevar la iniciativa del partido pero apenas inquietó al meta rival. En el minuto 13 se produjo la ocasión más clara de los locales en la que el atacante Harper asistió en la frontal del área y Recio en la frontal, sin oposición alguna, la pegó desviada.

Conforme la primera parte iba transcurriendo, el Alcorcón se dejó notar en el campo, si bien el equipo local se posicionaba defensivamente con notoriedad, por lo que apenas un tiro indolente de Pereira fue atajado sin problemas por Munir. Sin nada más reseñable, se llegaba al final del primer tiempo. Lo más destacable para los locales, sin lugar a dudas, algunas acometidas del atacante local Harper que, con su desparpajo, destacó en este periodo. Además, destacar la intensidad que sobre el terreno de juego intentaba imponer “la afición con sus cánticos” a favor de los locales.

 

Eficacia del banquillo local

La segunda parte, sin embargo, fue más dinámica. El Málaga empezó a ser más constante y tener mayor presencia en el campo visitante, aunque fue en el minuto cincuenta y cinco del partido cuando botó el primer córner del partido. Pero la clave llegó en el minuto 62, con los cambios realizados por Muñiz. En ellos, entraron Blanco e Hicham por Adrián y Renato respectivamente. Tuvo una ocasión Blanco a los cinco minutos de su incorporación y la presencia de Hicham en la zona ofensiva fue descomunal, con gran descaro. En el minuto 74 de partido, Ontiveros sustituyó a Juankar en pleno acoso malaguista al equipo visitante. Al marbellí le bastaron ocho minutos, le llegó en zona ofensiva el balón de un rechace y, tras estar defendido por tres jugadores visitantes, se sacó de la manga un centro en línea de fondo cuyo remesa de cabeza de Blanco significó el 1- 0 en el marcador y el delirio en la grada blanquiazul.

Hay que destacar la unión del equipo en el campo en la celebración de los jugadores sobre el terreno de juego, titulares y el banquillo junto al cuerpo técnico abrazados por lograr al fin inaugurar el marcador. Lejos de posicionarse atrás, el equipo local siguió presionando al rival. De aquí al final del partido, no hubo ocasiones por parte de los visitantes y sí hay que señalar la entrada a destiempo del jugador local que fue penalizado por el árbitro con roja directa y cuya acción  desató una trifulca entre jugadores de ambos equipo  la consiguiente expulsión del visitante Bellvís. Capaz el jugador local de lo mejor y lo peor en diez minutos de partido.

El Málaga, con la paciencia como principal virtud, logró nuevamente una victoria, la segunda consecutiva. El equipo ya tiene “el sello de Muñiz”. Lo sorprendente que se ve de este equipo es lo comprometido que están los jugadores y que juegan “de memoria”. Como base tienen claro que la defensa debe ser inexpugnable, todos deben estar colocados y no conceder espacio alguno. Otra característica es la presión sobre el rival, para lo cual los jugadores deben saber dosificarse físicamente durante el partido dado la alta intensidad. La Segunda División es esto, mucho juego físico, gran posicionamiento, trabajo y trabajo en equipo de todos y cada uno de los jugadores durante el partido. Una casa se construye a partir de los pilares y un equipo, para hacerse fuerte y líder en la categoría, debe hacerse desde su zona defensiva. En la rueda de prensa posterior al partido el técnico local lo dejó muy claro : “Un Zamora asciende, un Pichichi a veces no…”. 

La liga es muy larga, esta temporada no habrá descanso alguno intersemanal y se trata de cuarenta y dos partidos. El club debe armarse de paciencia e ir partido a partido. Pueden existir deficiencias, pero siempre las soluciones es mejor implantarlas con victorias cosechadas que con derrotas. Ahora al equipo solo le quedan cuarenta partidos para lograr su objetivo.

 

Jugadores

El equipo blanquiazul, tras la disputa de esta jornada, tiene una serie de cuestiones  positivas y negativas que son reseñable y que, en este último caso, el club debe resolverlos a lo largo de la semana que viene:

– Como aspecto positivo, existen jugadores que están ofreciendo un rendimiento muy bueno. El lateral derecho Cifu, que estaba desde pretemporada en busca de ser cedido o traspasado por parte del club, ha sido de los más destacables en estos dos partidos.

En el partido jugado en La Rosaleda se hizo notar realizando despliegues, haciendo autopases, luchando en defensa e incorporándose al ataque, y dio una muestra de un gran nivel físico. Fue de los tres jugadores más destacables del equipo y Muñiz, en rueda de prensa, habló del compromiso y de un jugador que era un ejemplo para todos. Veremos a ver lo que ocurre finalmente. Por otra parte, N´Diaye es un jugador que aún teniendo que llegar al estado físico óptimo, su presencia en el centro del campo es descomunal: juegos por alto, distribución del balón y defensa… fue de los más destacados y en Lugo marcó el gol de la victoria. Los canteranos Harper e Hicham tienen un gran descaro pese a su juventud e inexperiencia en categoría de fútbol profesional. Si estos jugadores progresan de esta forma y el club “les protege adecuadamente”, serán las próximas estrellas de la cantera malaguista.

– Como aspecto negativo, el problema del exceso del límite salarial. Por ello el club debe agilizar ya la salidas de los jugadores Juanpi y Rosales puesto que esto ha provocado la no convocatoria durante las dos primeras jornadas de Haksabanovic, Boulahroud, Koné, Pacheco y Lacen. El mercado veraniego acaba el 31 de agosto y el Málaga debe tener las estrategias adecuadas para poder actuar “con cabeza” en este asunto. A Rosales se le “ofrecen equipos” pero ni la liga danesa ni el Valladolid eran de su agrado y Juanpi. con una ficha estratosférica, no tiene mercado desde que en aquella operación realizada de pubis en abril del 2017 nunca llegase a ser el mismo. Pacheco y el resto de no convocados prometen en este equipo pero, o se solucionan las salidas de jugadore o no hay nada que hacer; lo que está claro es que el club o el jugador (Juanpi y/o Rosales) debe ceder porque esta situación no es buena para ninguno.

 

La afición

Como no, la sufrida afición. Digno de reseñar y el activo más importante del club. De siempre se ha dicho que los jugadores y técnicos pasan….pero el club y la afición siempre queda. Tras el desastre de la temporada pasada, la captación de abonados fue sencillamente espectacular cuando sin planificación deportiva alguna (ni entrenador ni jugadores) se abrió la campaña de abonados.

Una vez confeccionado el equipo e iniciada la temporada, el club anunció el pasado jueves que se habían alcanzado los 18.000 abonados que, a priori, era una buena cifra. No obstante, si nos fijamos en clubes como el Sporting de Gijón o Real Zaragoza, el número de abonados es mayor. Es cierto que la pasada temporada fue nefasta, que los abonos se podían haber reducido aún más de precio pero se recuerdan otras campañas cuando  descendieron el At.Madrid o el Real Betis y la afición respondió y se produjeron una avalancha de abonados muy superior al que en la actualidad existen en el Málaga CF.

Por todo ello, y teniendo en cuenta el equipo confeccionado y el inicio de liga con dos victorias, la afición debería respaldar al club y darse de alta como abonados del club y no solo llegar a 20.000 abonados… sino a los 25.000. De siempre se ha dicho que lo bueno y difícil no es estar en las buenas sino estar en las malas junto al club.

La actitud de la afición que acudió el viernes a La Rosaleda fue maravillosa, animando sin parar, metidos en el partido y concienciados de que este año toca luchar en la categoría de plata. Es una magnífica oportunidad para apoyar al club y seguir haciendo grande a Málaga como club, afición y como ciudad. Por ello la afición debe acudir al estadio como abonado y hacer grande al club.

Memoria, compromiso y fe.

 

Autor: Jorge Gómez

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top