Estás aquí
Inicio > Artículo > MUÑIZ, CAMINERO Y AL THANI, RESPONSABLES

MUÑIZ, CAMINERO Y AL THANI, RESPONSABLES

Buscar responsables del no ascenso puede parecer de ventajista. Pero a mi juicio el hacer un análisis crítico y pretendidamente objetivo es un ejercicio tan necesario como lógico. Pasadas ya varias horas del luto de la eliminación del Málaga CF. de la fase de ascenso que el club no suba a Primera tiene un actor principal: Juan Ramón López Muñiz y varios actores secundarios: José Luís Pérez Caminero y Al-thani.

Al dueño del club se le debe culpar, otra vez y van muchas, de su dejadez. Una desidia que condiciona todas las gestiones del Málaga y eso acaba afectando al rendimiento deportivo. Al-thani a vuelto a ser protagonista de algunas inacciones que han costado la paralización de las gestiones deportivas tanto en la primera plantilla como en el filial, que ha acabado descendiendo. También ha sido el causante de acciones que han acabado costando la imposibilidad de hacer determinados refuerzos por su habitual costumbre de meterse en las tareas del director deportivo fichando jugadores sin que estos tengan el visto bueno de los técnicos e interfiriendo en las capacidades económicas del club limite salarial mediante. Es el caso del sorprendente fichaje de Josef Tekhiulah que sin debutar en el filial acabó siendo descartado hasta por el Torremolinos de Tercera.

Al Director Deportivo se le puede poner en la picota por varios movimientos en el mercado de fichajes del verano. Incluidas comisiones a empresas que intervinieron en llegadas de algunos jugadores importantes que encarecieron operaciones de cesión. Las cesiones de Héctor Hernández o Haksavanovic son dos ejemplos de jugadores que llegaron sin un porqué claro. De hecho el jugador sueco, al que sólo vimos un rato en su medio año de estancia en el equipo malaguista, manifestó que el técnico dijo no conocerle y no saber ni quien era. 

También es responsable Caminero, de una desastrosa fase de mercado invernal. Oir los nombres de Werner, Seleznov, Erik Moran, Bresanzic e Iván Alejo tira de espaldas. Ni un acierto en 5 fichajes, peor casi imposible. Sólo ha tenido cierto protagonismo de nivel mínimo Lombán y tampoco ha sido ni importante ni titular. Se le pueden llamar de todo menos refuerzos. Algunos de ellos, además, han sido peticiones del técnico lo que ha condicionado el equipo tras su despido del banquillo. Es el caso de Seleznov más que una ayuda ha sido una rémora. Un lastre que también sonaba mal si se hubiera ascendido ya que su fichaje obligatorio por dos temporadas más olía a chamusquina. No sabemos demasiado bien como a un director deportivo y a todo un equipo de trabajo le pueden meter un gol como el del ucraniano que llegaba con un alarmante exceso de peso y con un nulo ritmo de competición. Muñiz le convenció de que era una buena opción y picó. Cualquiera que hubiera visto al jugador entrar en la clínica para pasar las pertinentes pruebas médicas se hubiera dado cuenta de que ese muchacho no estaba para ayudar ni al “MatoAlberola” no tenía que ser ni un gran ojeador ni un ex jugador internacional, sólo tener sentido común y un único interés el del Málaga CF.  En cuanto a las salidas creo que tampoco fue muy acertado permitir que el técnico eligiera a jugadores como Lacen para la plantilla en lugar de Iturra.

Por último, y no menos importante, el haber mantenido a Muñiz en su cargo hasta que no había más remedio y la debacle de la temporada se cernía ya sobre el Málága ha costado el ascenso. Por eso creo que Caminero debería dejar su cargo ya. El resto de cosas expuestas con anterioridad, aun siendo claves para no ascender, me parecen chiquilladas al lado de dejar que jornada tras jornada viéramos como el equipo se iba alejando del nivel necesario para ascender de categoría. Hubiera aprobado Caminero con un 5 raspado si Víctor hubiera obrado el ascenso en este escenario, pero su nota ahora es lo de menos porque creo que todos coincidiremos en afirmar en que si hubiera destituido a Muñiz, tras el bochornoso partido ante el Reus, el equipo hubiera ascendido. Por todas esas cosas Caminero debería dejar de ser director deportivo esta misma semana, aunque para mí, puestos a analizar, Caminero debió ser destituido el día que se supo el resultado del juicio del que estaba pendiente. Así hacemos las cosas aquí y así nos va.

Y Muñiz. Aun haciendo un ejercicio de auto convencimiento de que el asturiano era la mejor opción para volver a primera ha sido insoportable. Su estilo arcaico, parado en el tiempo y su nula capacidad para la autocrítica ha condenado a una plantilla que era capaz de dar mucho más a poco que se le hubiera pedido. Tener más de media liga a jugadores como Cifu, Ontiveros o Renato entre el banquillo y la grada. Castigar a los jugadores por declaraciones o simplemente por querer jugar sabiéndose mejores que los que lo saltaban al campo son algunas de las muestras más evidentes de la nula capacidad de Muñiz para gestionar una situación que todo el mundo sabía que tenía un futuro negro. Juan Ramón Muñiz tenía en su mente el no perder más que el ganar y así no se puede cumplir ningún objetivo deportivo. Su nula falta de ambición nos dejó alejados de los puestos de ascenso directo y el equipo acabó teniendo que luchar por clasificarse para la fase de ascenso sabiendo que sería una lotería. Hacer el mamarracho es hacer el ridículo y el Málaga de Muñiz hizo el ridículo en muchos partidos. Solo espero que no vuelva a sentarse en el banquillo del Málaga para dirigir al primer equipo.

El futuro es muy incierto y hay mucho trabajo por hacer, pero esto es un paso. Hay que volver y para ello hay que empezar a no equivocarse desde ya. Vamos malaguistas que lo nuestro siempre fue sufrir y de peores hemos salido.

Pieza publicada por Kiko García (@Kikogd)

Top