Estás aquí
Inicio > Artículo > UNICAJA REGRESA AL OCÉANO DE LAS DUDAS

UNICAJA REGRESA AL OCÉANO DE LAS DUDAS

Unicaja mostró una mala imagen ante Breogán y da otro paso atrás

A Unicaja los parones definitivamente no les viene bien, da igual que venga de apalizar al Joventut. Si hay parón, derrota segura. El pasado domingo arrancaba una maratón de partidos con un duelo en tierras gallegas que, a priori, sería uno de los más sencillos de sacar adelante lejos del Carpena, pero no fue así. Unicaja hincó el pico ante un rival que, jugador por jugador y como equipo, es inferior. Sí es cierto que no le perdió nunca la cara al partido y tuvo opciones hasta el final, pero siempre a remolque y a espasmos en ataque aislados que nos mantuvieron hasta que, a falta de tres minutos para el final, Breogán firmó un parcial de 9-0 para romper el partido.

Unicaja no respondió a este serio test liguero. No lo hizo porque nunca jugó con frescura ni fluidez, abusando demasiado del bote, demasiados jugadores estáticos en ataque y mirándose las caras unos a otros para ver quién resolvía la papeleta. Cuando se pierden 16 balones y se conceden 17 rebotes en ataque no es solo un mal día, algo más pasó en El Pazo y esperemos que Casimiro se lo haga ver a los jugadores. Hay miembros de la plantilla que deben recuperarse, como Milosavljevic o Lessort. El primero no compareció y el segundo lleva unos cuantos partidos perdido, pero aun así sacó la cabeza y ayudó al equipo, sobre todo en el rebote.

Jaime Fernández tuvo el partido rácano de la temporada, irreconocible el jugador madrileño. Preocupa, además, lo de Carlos Suárez, que fue el mejor del equipo, pese a que jugó tocado y al final se lesionó los isquiotibiales. Era un riesgo que, dado el rival, se podría haber evitado y se podría haber optado por reservarlo para que jugará ante el Valencia al cien por cien. El capitán se perdió medio partido y lo normal es que ante Valencia no juegue. Lo de Shermadini es ya más que preocupante. Da igual el rival, se da ya por hecho que se verá superado por el pívot contrario, incapaz el pívot georgiano de hacer una defensa óptima, y con la particular carencia reboteadora a la que nos tiene acostumbrados.

Hay jugadores que no ofrecen continuidad, ni en defensa ni en ataque, Roberts volvió a defraudar en la dirección del equipo y no fue capaz de frenar a los bases rivales. Por otro lado, Wiltjer todo lo que anota lo resta con su defensa. Dani Diez asomó con un triple al final del partido para meter a Unicaja en la pelea, pero está claro que con ese bagaje no es suficiente para sacar los partidos con la solvencia que debería haberlo hecho el conjunto cajista ante un equipo inferior. Mal empieza Unicaja esta maratón de partidos, en la que se había fijado como objetivo pelearle la cuarta plaza a Valencia Basket. O cambian mucho las cosas o la afición perderá la poca ilusión que le queda para echar el resto de la temporada, una campaña que se le puede hacer muy larga a Unicaja si vuelven los fantasmas de hace tres semanas. Los jugadores saben adonde tienen que volver, los partidos ante Obradoiro y Joventut son el camino y la referencia para volver a enchufarse y conectar así a la afición.

Pieza publicada por Javi Jiménez (@JjGuijav)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Top